Como conocer personas sus

Nani F. Debe valorarse el 'apego' y uso que cada miembro dé a sus perfiles y el tiempo que lleva la pareja. Una pareja se hace un selfie.

MÁS LEÍDAS EN TENDENCIAS

Acompañar en WhatsAppCompartir Antes de que se inventara Internet, delimitar el campo de la infidelidad en una relación ya era una tarea difícil. El entronización de las redes sociales cambió muchas cosas sobre la sociedad, incluida la noción que mucha gente tiene sobre la infidelidad. En el pasado, las personas intercambiaban miradas, sonrisas y alguna nota de amor. A veces las relaciones pueden volverse rutinarias y aburridas, y estar activos en las redes sociales aparece como una gran disyuntiva para no perderse de lo mejor de la soltería Shutterstock Una investigación realizada por el sitio web de infidelidades Ashley Madison reveló que en nuestro mundo moderno hay una amplia gama de comportamientos que constituyen el engaño. Para Lucila Martín Moreyra, sexóloga clínica a cargo de la bocado de medicina sexual de la división de ginecología del Hospital de Clínicas y directora del Centro de Atención Integral en Salud Sexual, el micro-engaño virtual engloba una serie de actividades muchas veces asociadas a las redes sociales que generan excitación sexual, algunas veces deseo sexual, y donde el otro miembro de la pareja queda excluido. La era digital trae aparejada una serie de conductas que flotan en el terreno de lo oscuro. El estudio halló que los hombres se quedan en el pasado alrededor el doble que las mujeres. Las personas en las relaciones siempre han tenido problemas, señalan los investigadores de Indiana, y la infidelidad emocional, una especie de asunto destructivo y denial consumado, cayó en los bares y sobre las paredes de cubículos de oficinas mucho antes de que tuviéramos registros de las aplicaciones de chats. La fuerza de una relación se basa en tres cosas, en términos generales: en la satisfacción, la inversión emocional y la disponibilidad de socios alternativos.

Es una función integrada dentro de la app para iOS y Android de la red social

Piso tener sexo en la primera alusión o, como mucho, en la segunda. El patrón que me encuentro siempre es el mismo: chicos que se lo curran un montón en las primeras citas, te wasapean los siguientes días, parecen muy interesados en girar a verte… hasta que hay amor. Entonces, como por arte de brujería, desaparecen de tu vida. Facebook, Tinder, Badoo Este… cruz, este… corazón, alzada, cruz, cruz… De repente, te ha llegado la tan esperada notificación de ese crush, esa coincidencia con algún a quien también le has gustado. Sobre todo, porque internet nos permite esconder lo malo y lo secreto con una facilidad abrumadora. Si tienes pareja, no sales tanto -o nada- de copas, pero puedes meterte en una aplicación y conocer a decenas de personas moviendo un solo dedo. Las fotos pueden engañar, aunque denial tanto; una pose, una expresión o una mirada te pueden dar alguna pista de cómo es esa andoba.

No hay comentarios

Remitir un comentario