Los chicos del - 6092

A menudo lamento no haber tenido la oportunidad de haber empezado de niño. Pero continué, sencillamente porque me había atrapado un deseo irresistible de tocar que no desaparecía — aquí cuento cómo nació ese deseo — y me daba igual lo que tardara en conseguir aunque sólo fuera no parecer un gato en celo. A esa edad en la que empecé a torturar los oídos de mis vecinos estaba trabajando a jornada completa, así que el tiempo disponible para mi obsesión era escaso. Escaso pero intenso, por las ganas de aprender que tenía. Ser adulto en sí no es un impedimento infranqueable. Es una dificultad, una desventaja, en la medida en que hay menor predisposición natural a aprender. Voy a intentar enumerar los problema que implica:.

No hay comentarios

Remitir un comentario